Es este un trabajo promovido por la DOP Islas Canarias – Canary Wine, en colaboración con el Cabildo de Tenerife, que hace un diagnóstico de la situación de la Viticultura en la isla de Tenerife

El estudio ha sido realizado por GIVITI (Gestión Integral de Viñedos y Bodegas), siendo coordinado y dirigido por José Ramón Lissarague, profesor de Viticultura de la Universidad Politécnica de Madrid y director del Máster de Viticultura y Enología de dicha Universidad, uno de los expertos de mayor reputación a nivel nacional sobre este tema

La Denominación de Origen Protegida Islas Canarias – Canary Wine ha realizado – gracias a la ayuda directa, dotada por el Cabildo Insular de Tenerife en favor de los órganos de gestión de las Denominaciones de Origen Protegida de Vinos de Tenerife – un proyecto de asesoramiento, análisis y mejora del potencial vitícola en la isla de Tenerife.

Dicho proyecto, cuyas conclusiones y resultados se han dado a conocer en estos días, se puso en manos de la empresa especializada en el sector vitivinícola GIVITI (Gestión Integral de Viñedos y Bodegas), que cuenta con una amplia experiencia en la gestión de viñedos en todo el territorio nacional e internacional siendo dirigido el mismo por José Ramón Lissarague, profesor de Viticultura de la Universidad Politécnica de Madrid y director del Máster de Viticultura y Enología de dicha Universidad, uno de los expertos de mayor reputación a nivel nacional sobre este tema.

Para la realización de este proyecto, el equipo seleccionado desde GIVITI para su elaboración y redacción, se desplazó expresamente a Tenerife para visitar y recopilar la información necesaria que les permitiera obtener un análisis detenido de las características de los viñedos, siempre con la ayuda de los representantes de los viñedos elegidos para participar en el estudio. Dichas visitas tuvieron lugar una previamente al periodo de vendimia y la otra posterior a esta, para contrastar datos referentes a los rendimientos obtenidos y costes de producción en esta campaña.

Como conclusiones del estudio se afirma que “nuestra viticultura puede evolucionar hacia un modelo ecológico y sostenible, al igual que lo han hecho otras zonas vitícolas del mundo, siempre en la consideración que la viticultura subtropical y las características particulares de los cultivos la condicionan más intensamente.

Hoy en día se pueden establecer planes y estrategias de cultivo en esta dirección, pero sin olvidar nunca que hay grandes presiones ambientales y culturales. En una viticultura de bajos rendimientos las estrategias que limitan medios de producción deben de ser cuidadosamente estudiadas y, por supuesto, tratando siempre de resolver el gran condicionante que es el bajo rendimiento.

Dicho estudio ha constatado evidencias aceptables de viticultura ecológica y sostenible ambiental y socialmente, si bien, la sostenibilidad económica exige la mejora de rendimiento y mejora de la conducción y condiciones culturales, que, a su vez, deben de mejorar la sostenibilidad ambiental y social.

Las conclusiones y resultados de este trabajo se harán llegar a todos los viticultores de la DOP Islas canarias e Ycoden Daute Isora con recomendaciones generales de actuación. De igual forma, estas servirán para reclamar actuaciones de mejora a la administración competente y para orientar la estrategia en esta materia de la propia Denominación de Origen.

wineinmoderation_940x125movimiento_vino_banner