Batch cooking es el nombre que recibe un método que propone cocinar en pocas horas para toda la semana, optimizando al máximo los recursos y cocciones de alimentos

Los beneficios del batch cooking y cómo organizarte para cocinar en pocas horas para toda la semana

El Batch Cooking es un método que consiste en cocinar en unas pocas horas para toda la semana. Así, podemos reducir el tiempo que empleamos para cocinar (también para limpiar la cocina) y, de paso, cuidar nuestra dieta evitando la comida preparada y ahorrando energía.

El Batch Cooking, una de las grandes tendencias domésticas de los últimos años

El Batch Cooking se ha convertido en una de las grandes tendencias domésticas de los últimos años y es una práctica culinaria que se está popularizando cada vez más. El motivo es la comodidad, el ahorro y el aprovechamiento del tiempo ya que, con solo una sesión de cocinado, obtendremos el menú para cinco días.

La clave del Batch Cooking está en la organización a la hora de comprar, cocinar y preparar los ingredientes para poder optimizarlos al máximo, ya que tardaremos lo mismo en cocinar un vaso de arroz que cuatro, pero al contar con más cantidad podremos integrar el mismo ingrediente en varias comidas.

Ahora que pasamos más tiempo en nuestras casas, dedicar una sesión a cocinar para toda la semana puede convertirse, además, en un entretenimiento que nos permitirá disfrutar de recetas completas para degustar en casa o llevar al trabajo.

Claves para que tu Batch Cooking sea un éxito

1. Planifica tu menú. Elige ingredientes base que sean versátiles, como por ejemplo el arroz integral o la salsa de tomate. ¡Y no olvides revisar tu despensa para aprovechar lo que ya tienes!

2. Haz la lista de la compra. Complementa las proteínas, los hidratos y las verduras para que luego la sesión de cocinado sea más sencilla y equilibrada.

3. Congela. Puedes guardar congelados ingredientes base como la cebolla troceada o los caldos. Los cocinados que mejor aguantan el congelado son los guisos y en especial los de legumbres. Sin embargo, el arroz solo si es blanco.

4. No abras los tuppers hasta el momento de consumirlos para mejorar la conservación y evitar la pérdida de nutrientes.

5. Organiza. Etiqueta todos los paquetes con el nombre de la receta y la fecha en la que se ha preparado.

6. Envuelve por separado cualquier carne o pescado en filetes, incluso las hamburguesas, en papel film para que cuando se congelen, no se peguen.

7. Deja enfriar los alimentos cocidos antes de congelarlos. Esto evitará que se forme condensación dentro del recipiente y, por tanto, que se generen cristales de hielo en la comida.

8. Cocina sin aderezos, aceite, salsas ni condimentos. Cuando llegue la hora de consumir los alimentos caliéntalos y añade las salsas o condimentos frescos al plato.

9. Croquetas, albóndigas, carnes y pescados rebozados deberán congelarse sin cocinar, pero con todo el rebozado.