El nuevo Mercado de Maspalomas será licitado en un mes para convertirlo en atractivo nexo entre turistas, residentes y productos de la tierra

El Cabildo destina 3,2 millones a esta importante obra

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana trabaja desde hace un año en el proyecto de este espacio, que se autoabastecerá con energía fotovoltaica

Tendrá 28 locales comerciales y de restauración, una carpa de mil m2 y serán restaurados los 10.000 metros de aparcamiento que acogen los mercadillos de los sábados y miércoles

El Mercado de Maspalomas es el segundo lugar más visitados por los turistas de San Bartolomé de Tirajana y supone todo un punto de encuentro también de entre visitantes y residentes, pero presenta un estado deplorable que ahora cambiará su imagen por el de un centro moderno que primará los productos kilómetros cero, tanto de alimentación como de energía, pues generará con placas fotovoltaicas la que consumirá el espacio y más.

Será gracias a la colaboración entre el Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento de San Bartolomé, cuya nueva corporación se puso manos a la obra nada más llegar hace un año y ya tiene un proyecto en mano que será financiado con 3,2 millones de euros por la Institución insular.

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, y la alcaldesa del municipio, Concepción Nárvaez, presentaron este proyecto junto al primer teniente de alcalde, Samuel Henríquez, quien detalló que el espacio cumplirá los ejes de las dos administraciones, por un lado el de ecoisla del Cabildo y por otro el de lograr un vínculo de calidad entre el turismo y los barrios, ya que además está entre la zona turística, San Fernando y el Tablero.

El espacio cuenta con 3.000 metros cuadrados de los que serán demolidos los 1.583 de la parte delantera, los colindantes con la Avenida Alejandro del Castillo, y será ampliada hasta los 2.317 metros cuadrados para albergar 8 despachos  y aula de formación en la planta alta y en la baja veinte locales para comercios de alimentación y restauración, diez de ellos darán al exterior y contarán con terraza. En el interior se sumarán ocho kioscos, también para alimentación. Todo ello con materiales producidos en Gran Canaria.

Como colofón, los casi 10.000 metros cuadrados de aparcamientos en los que se celebran los mercadillos de los miércoles y los sábados serán también reasfaltados y acondicionados con nuevo mobiliario y luminarias para que todo el entorno esté acorde con este nuevo punto neurálgico de Maspalomas.

El presidente del Cabildo valoró la estrecha colaboración  entre el Cabildo y el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana desde hace un año, cuando entró la nueva corporación y quedaron atrás “los enfrentamientos gratuitos”. Desde entonces ha sido posible llegar a un acuerdo para reabrir el magnífico Parque Tony Gallardo, dos licencias de obra de hoteles han sido concedidas tras años de bloqueo, el consistorio trabaja para sacar adelante la licencia del Siam Park, se están volcando especialmente con las Dunas de Maspalomas, y ahora ambas instituciones han podido reactivar el Consorcio Turístico, dotado por el Cabildo con 10 millones para obras que modernicen este municipio, motor de la economía de Gran Canaria.

Un destino turístico “competitivo necesita un mercado municipal que sea referente, estamos en ello hace un año y es el equilibrio perfecto entre el turismo y los barrios, será ejemplo de ese equilibrio y el reflejo de una ciudad moderna”, aseveró la alcaldesa, quien celebró que Maspalomas tendrá su nuevo punto de encuentro con las exquisiteces de la tierra en 2021.