Grandes chefs aseguran que con las restricciones, los restaurantes gastronómicos son insostenibles

Paco Roncero y Ramón Freixa critican la falta de información para la apertura de la hostelería

Los chefs españoles Paco Roncero y Ramón Freixa, que cuentan entre ambos con cuatro estrellas Michelin, han criticado la falta de información que tienen los hosteleros de cara a la apertura de los restaurantes durante la desescalada, uno de los sectores más afectados por la crisis del coronavirus, y aseguran que con las restricciones actuales por el estado de alarma, estos negocios son son totalmente insostenibles.

Para nosotros el gran problema es la desinformación, no sabemos muy bien cómo actuar, y sabiendo cómo son nuestros restaurantes, a día de hoy con las restricciones que nos ponen, son totalmente insostenibles“, ha reconocido Paco Roncero durante la presentación de su proyecto conjunto de delivery con Ramón Freixa.

El chef madrileño ha reconocido que los restauradores están intentando ver cómo sacar esta situación adelante en la que tienen sus restaurantes cerrados. “No tenemos muy claro qué vamos a poder hacer cuando abramos. Queremos abrir con medidas de seguridad en condiciones, con nuestros equipos y que tengamos trabajo para el futuro. Lo peor sería abrir en malas condiciones y que al final tengamos que cerrar”, ha recalcado.

De esta forma, ha mostrado su malestar por la gestión actual del Gobierno en la crisis sanitaria hacia la hostelería, que está cerrada desde hace dos meses por el estado de alarma. “Necesitamos funcionar lo antes posible, pero con las mejores condiciones sanitarias”, ha reconocido.Respecto a si el ‘delivery‘ es una futura línea de negocio para la alta cocina, Paco Roncero lo ve complicado.

A fecha de hoy, abrir una línea de ‘delivery’ teniendo un restaurante cerrado no es rentable y para un gastronómico creo que no debe entrar en ese juego con nuestras marcas“, se ha sincerado, señalando que los cocineros que han lanzado su servicio a domicilio estas semanas lo han hecho con segundas marcas.

De la misma opinión es Ramón Freixa que reconoce que la magia de una experiencia en un restaurante gastronómico no se puede llevar a las casas.