La cebolla y el ajo son ingredientes fundamentales en muchos platos, y son clave en el sofrito, un elemento básico de la cocina española pero también en la de otros países. Ahora, la Universidad de Puerto Rico, país donde se consume también habitualmente, ha comprobado que esta receta, además de sus propiedades nutritivas saludables, también puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama.

El estudio, que ha sido codirigido por investigadores de la Universidad de Buffalo (Estados Unidos) y publicado en la revista ‘Nutrition and Cancer’, es el primero que examina la asociación entre el consumo de cebolla y ajo y el cáncer de seno.

De hecho, aquellas que consumieron sofrito más de una vez al día tuvieron una disminución del riesgo del 67% en comparación con las mujeres que nunca lo comieron. La idea para el estudio surgió de la evidencia científica previa que muestra que comer cebolla y ajo puede tener un efecto protector contra el cáncer.

Los investigadores explican que se centraron en estos dos ingredientes porque son ricos en flavonoles y compuestos organosulfurados. Estos compuestos muestran propiedades anticancerígenas en humanos, así como en estudios experimentales con animales.

El estudio se realizó entre 2008 y 2014 e incluyó a 314 mujeres con cáncer de mama y 346 sujetos de control.