Te contamos cómo llegó el millo a Canarias

¿Sabías que en 1591 se mandó a sacrificar a 1.500 burros salvajes en Fuerteventura que hacían mucho daño a las plantaciones de los majoreros?

La tradición de las islas Canarias con San Juan abarca muchos ámbitos. Del fuego de las hogueras han salido tradiciones como las piñas asadas o el cochafisco. ¿Cómo se hace? En las zonas de campo es tradicional colocar rescoldos junto a la hoguera. Se acercan pero evitando que se chamusquen. Después, se tiene la costumbre de humedecer con agua y sal las piñas asadas. Deben ser consumidas calientes.

Para el cochafisco, hay que saber: en un recipiente de barro se mezclan granos de millo tiernos. Con un poco de sal o algo de azúcar. Se coloca sobre el fuego hasta que quede dorado. De ahí, en mano, al paladas. Si hay que evide eñurgarse, mejor.

El maíz llegó primero a la Península y después vino a Canarias. Viera y Clavijo afirma en «Diccionario de Historia Natural»: «en Canarias la empezaron a cultivar a finales del siglo XVI» Antes que Viera y Clavijo, el comerciante británico George Glass lo ubica en el siglo XVI. Hay menciones del año 1595 en textos religiosos.

Glass habla del maíz al referirse a Fuerteventura: «Los asnos traídos a Fuerteventura aumentaron tan pronto que se criaron salvajes en las montañas, e hicieron tanto daño a los nativos, comiéndose su maíz y otros cereales, que en 1591 se vieron obligados a reunir a todos los habitantes, con perros, en la isla, para dedicarse a destruirlos; en consecuencia, mataron a no menos de mil quinientos».