La Isla de Goya y el Restaurante Casa Osmunda se alzan con el Premio al Mejor Servicio y Popular de la VIII Ruta de Cruces y Tapas

El Cinnamon Gastrobar por su tapa Cochino negro a la naranja del país recibió el Premio a la Mejor Tapa Palmera de la Ruta mientras que La Tasca de Santi por su tapa Al rico montadito recibió el premio a la Mejor Tapa Libre 

La Pâtisserie de Aeonium  por su tapa Dulce insinuación y el  Parador de Turismo de La Palma por su tapa Ventresca de medregal de Tazacorte cocida a baja temperatura con crema ligera de parchita isleña se clasificaron en el segundo y tercer puesto a la Tapa Palmera.

La Isla de Goya, un establecimiento de restauración situado en la Avenida Marítima de la capital palmera, que fusiona la cocina canaria con la cocina española, ha resultado galardonado con el premio al Mejor Servicio de la VIII Ruta de Cruces y Tapas.

Asimismo, el Restaurante Casa Osmunda se alzó con el Premio Popular concedido por los clientes de la VIII edición de la Ruta de Cruces y Tapas por su tapa El Descorche. Una singular elaboración a base de cherne en salazón elaborado por el propio establecimiento, cocinado en una salsa marinera con especies coreanas, emplatado sobre una tierra de morcilla deshidratada y crema de boniato naranja y amarilla y que se servía sobre una tabla de madera con la silueta de la isla de La Palma en la que destacaba un cuello de botella de vino de La Palma con un corcho comestible, elaborado a partir de un bizcocho de café relleno de crema de morcilla.

En la ceremonia de entrega de distinciones, celebrada en la mañana de hoy en el local de la Sociedad La Unión de Villa de Mazo, también resultó distinguido con el premio a la Mejor Tapa Palmera el Cinnamon Gastrobar por su Cochino negro a la naranja del país. Un trampantojo realizado a partir de un gelificado cremoso de queso de cabra ahumado palmero al que se le daba la forma de naranja, con una cobertura de naranja del país, acompañado de unas láminas de cochino negro tostado y salsa de naranja y mantequilla emulsionada que se servía con hielo seco para generar efecto humeante con el que sorprendían a los clientes.

Al rico montaditola tapa de la La Tasca de Santiubicada en Breña Baja, se alzó con el premio a la Mejor Tapa Libre de esta edición, con un bollito de pan de molde  con morcilla, cebolla frita caramelizada reducida con Pedro Ximénez y ralladura de naranja, combinada con una lámina de queso palmero a la plancha con una salsa de pimientos y ajos.

Un muffing salado elaborado a base de queso y chorizo palmero, relleno de compota de cebolla caramelizada, taquitos de bacon y una cobertura de crema de queso y mojo, decorado con hojas de cilantro y serrano deshidratado y denominado Dulce Insinuación, en consonancia con el carácter dulce de la Pâtisserie de Aeonium, sirvió a este establecimiento para llevarse el Segundo Premio a la Tapa Palmera.

Asimismo, el Parador de La Palma por su tapa Ventresca de medregal de Tazacorte cocida a baja temperatura con crema ligera de parchita isleña fue elegido por el jurado como el establecimiento ganador del Tercer Premio a la Tapa Palmera.

Los profesionales de los 27 establecimientos adheridos a la Ruta acudieron a la ceremonia de clausura con sus tapas con las que la organización elaboró una exposición que servía de bienvenida a todos los asistentes.

Durante el transcurso del acto, además de los premios a los establecimientos ganadores de la sexta edición de la Ruta los representantes de la organización hicieron entrega de los bonos correspondientes a los premios de alojamientos para dos personas en establecimientos hoteleros, bonos para actividades culturales, de ocio, deporte y tiempo libre, descuentos directos en compras y viajes o alojamientos, cestas de productos artesanales y agroalimentarios, lotes de quesos y vinos, electrodomésticos de cocina, una tablet o cenas en los establecimientos ganadores de los premios a la tapa palmera y la tapa libre.

La VIII Ruta de Cruces y Tapas es una iniciativa gastronómica puesta en marcha por la Delegación de la Cámara de Comercio en La Palma con la colaboración de los cuatro Ayuntamientos de la comarca, las asociaciones de empresarios y el respaldo del Cabildo Insular de La Palma.

Valoraciones institucionales

A la ceremonia de clausura asistieron el presidente de la Delegación de la Cámara de Comercio en La Palma, Mauro Fernández Felipe, el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de La Palma, José Basilio Pérez Rodríguez, los alcaldes de Villa de Mazo, José María Pestana HernándezBreña Baja, Borja Pérez Siciliay el teniente alcalde de Santa Cruz de La Palma, Juanjo Neris

También estuvieron en el acto el presidente de la Asociación de Empresarios PymesBalta,  José Abian  Concepción Pérez, el vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Breña Baja, Galo Herrera y la secretaria de la Asociación de Empresarios del Casco Histórico, Mercedes Hernández Castillo, y de la coordinadora insular de la Cámara de Comercio, Raquel Díaz, que actuó como maestra de ceremonias del acto.  Todos ellos, agradecieron a los ruteros, a los patrocinadores, establecimientos participantes y al jurado su colaboración.

Asimismo, como portavoz del Jurado, intervino el cocinero palmero Jorge Cruz González que en esta edición compartió la responsabilidad de adoptar el veredicto final de la Ruta con sus compañeros de faena, los profesionales Antonio Jorge Gutiérrez Rodríguez y Cecilia Hernández González.

José María Pestana se mostró satisfecho del incremento de la participación registrado en esta nueva edición en el municipio, que ha sumado un nuevo establecimiento de hostelería y restauración a la Ruta y confió en que “la tendencia al alza se mantenga en ediciones venideras para, entre todos, hacer más grande si cabe esta iniciativa que fusiona gastronomía y tradición“.

Mauro Fernández hizo referencia a la importancia de continuar apostando por la calidad y la mejora del servicio, como “dos factores claves a la hora de poner en valor la gastronomía palmera porque, si algo resulta incuestionable, es que el sector   primario de La Palma nos permite poner sobre la mesa productos de incalculable valor, que dejan un sabor de boca inmejorable entre cuantos residimos y nos visitan y que, unido al saber hacer de los profesionales de la cocina, convierten a nuestra gastronomía en un complemento turístico de primer orden, por lo que la fórmula del éxito está en nuestras manos”.

Finalmente, Basilio Pérez, destacó “la especial naturaleza de un proyecto que como la Ruta de Cruces y Tapas, es fruto del trabajo conjunto de los 4 Ayuntamientos, la Cámara de Comercio y las Asociaciones Empresariales, a las que el Cabildo Insular respalda para contribuir a la dinamización y, paralelamente, generar iniciativas que fruto de la cooperación pública y privada, contribuyan a incentivar el consumo local y a generar desarrollo socioeconómico en nuestra Isla“.

Además, resaltó la capacidad de la Ruta como “eje vertebrador para promocionar al sector primario, turístico y de hostelería y restauración“.