La Comarca del Noroeste de Tenerife, donde se encuentran los viñedos y está ubicada la bodega Viñátigo, desde épocas inmemoriales ha tenido un importante papel en la historia vinícola de nuestras Islas, basta recordar la importancia del puerto de Garachico en los siglos XVI y XVII en la exportación del Canary o el hecho relevante de que Icod, municipio cabecera de la Comarca lleve junto a su nombre el apellido “de los Vinos”.

Esta importancia histórica en el cultivo, elaboración y comercialización de los vinos, ha llevado aparejadas la conservación de tradiciones relacionadas con esta actividad, y sin duda la más relevante es la de San Andrés.

Por estas fechas, la noche del 29 al 30 de noviembre, se abren las bodegas, se prueban con expectación los vinos nuevos, para hacer una primera valoración de la calidad de la cosecha y se arrastran en las tablas, principalmente en los municipios de Icod y La Guancha.

Con el paso de los años el numero de bodegas caseras ha ido decreciendo, dando  paso a bodegas mas equipadas y con mayor capacidad de dar respuesta a los niveles de calidad exigidos por los consumidores actuales, motivo por los cuales estas tradiciones van perdiendo parte de su raigambre popular, de ahí la implicación en la apertura de la bodega por estas fechas, invitando a vecinos y clientes a participar de la fiesta con la degustación de los nuevos vinos, las castañas asadas, y el arrastre de las tablas.

Viva San Andrés, Viva el Vino Nuevo y que no se pierdan las tradiciones!!