El sector de la cerveza registra su mayor crecimiento en 10 años

El consumo de cerveza en España creció un 3% en 2016 y superó los 38,6 millones de hectolitros, gracias al récord del turismo (más de 75 millones de extranjeros), la buena climatología, la estabilidad fiscal y la generalización de un clima de confianza económico, según ha avanzado la asociación Cerveceros de España.

La mayoría del consumo se realizó fuera del hogar, en bares y restaurantes, con una cuota del 64% en volumen, que en valor representa el 86%. “La cerveza es la bebida fría más consumida en hostelería, representa un 46% del total de consumiciones, y puede suponer un 25% de la facturación de los establecimientos hosteleros y hasta un 40% para los locales con menos de 10 empleados, que suponen el 97% de los locales de hostelería” señala el secretario general de la Federación Española de Hostelería, Emilio Gallego.

En paralelo al consumo, el sector creció en producción y ventas de cerveza, registrando la mayor subida desde 2006, antes de la crisis. En 2016 las cerveceras en elaboraron 36,5 millones de hectolitros, un 4,3% más que el año anterior, lo que posiciona a España como cuarto productor de cerveza de la UE.

Las ventas también crecieron (un 3,4%) hasta alcanzar los 34,4 millones de hectolitros. Por zonas, Andalucía, el sur de Extremadura, Ceuta y Melilla, constituyen la zona de mayores ventas, con más de ocho millones de hectolitros comercializados, seguida del centro de la península, donde se vendieron 7,5 millones de hectolitros. Por otro lado, en las Islas Canarias es donde más crecieron las ventas de cerveza en 2016, con una subida del 9,6%.

El 90% de la cerveza que se consume en España se elabora en nuestro país, lo que convierte a este sector en un referente dentro del panorama agroalimentario español por su aportación a la economía. De hecho, es la bebida con contenido alcohólico con mayor impacto económico a través de los impuestos que gravan su consumo y a los empleos que genera.

La cerveza contribuye a la creación de más de 344.000 empleos, el 90% en el sector hostelero, posicionando a España como el segundo país de la Unión Europea en el que el sector genera más trabajo, solo por detrás de Alemania.  En impuestos, la cerveza aporta al Estado más de 3.600 millones de euros, de los que el 83% procede del consumo en hostelería.

La cerveza es una bebida social que los españoles consumen en hostelería y en un contexto social. Su consumo en hostelería se reparte entre todos los días de la semana y en diferentes momentos del día, siendo la tarde, el aperitivo y las comidas los principales. Además, su consumo está vinculado a la gastronomía, hasta un 84% de los españoles suele acompañar su cerveza de algo de comer.

Este patrón tiene su reflejo en el dato de consumo per cápita en España, que es uno de los más bajos de la Unión Europea: 46,4 litros. Otra prueba de que los españoles consumen la cerveza por su sabor y propiedades es que España es líder en producción y consumo de cerveza sin alcohol de la UE y que más del 14% de la cerveza que consumen los españoles es de la variedad sin alcohol.