La empresa familiar canaria Rodrigonsa anunció el desembarco en la Península con la distribución en 165 hipermercados de Carrefour de sus dos buques insignias, la mantequilla La Irlandesa y la mortadela Citterio.

Rodrigonsa (Hijos de Moisés Rodríguez González), industria canaria dedicada al envasado y comercialización de derivados lácteos, cárnicos y postres, da el paso para abrirse al competitivo mercado nacional, tal y como explicó este jueves el presidente de esta empresa familiar, Antonio Rodríguez, en la presentación de los planes de expansión de esta empresa familiar.

Rodríguez anunció el acuerdo al que ha llegado con Carrefour que le permitirá colocar desde este momento en los lineales de 165 hipermercados de toda la geografía nacional sus dos productos estrella, la mantequilla La Irlandesa y la mortadela italiana Citterio, en un acto en el que estuvo arropado por representantes del sector empresarial, como el presidente de la Cámara de Comercio de Gran Canaria, José Sánchez Tinoco, o el expresidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) de Las Palmas, Sebastián Grisaleña. La empresa confía en que el salto a la Península permitirá duplicar la facturación que genera la distribución de la mantequilla en unos cuatro años.

Conscientes de la enorme competitividad del mercado nacional, Rodrigonsa ha decidido distinguirse del resto de marcas ofreciendo nuevas variedades de mantequilla ligadas a la calidad y prestigio de otros productos canarios. En concreto, desembarcan en los Carrefour con una mantequilla con ajo y perejil; otra con sal marina de Lanzarote, y una tercera con una receta original de mojo picón.

Pero el germen de esta expansión comenzó hace casi dos años, cuando Rodrigonsa comenzó a comercializar mortadela Citterio y su mantequilla en cuatro puntos de venta de Alcampo (Madrid y Barcelona), y solo la mortadela en unos 50 puntos Carrefour, solo la mortadela.

Rodrigonsa comenzará además a distribuir en mayo en el territorio canario, y por primera vez en esta comunidad, leche UHT procedente de la prestigiosa cabaña ganadera de Irlanda.

Rodrigonsa

La empresa canaria facturó 14,5 millones de euros en 2016, y cuenta con 75 trabajadores. Tiene su sede en el Sebadal –Las Palmas de Gran Canaria–, donde se localiza la planta de producción. Cuentan además con instalaciones en Tenerife, desde donde también se distribuyen sus productos a otras Islas, según detalló a los medios el cogerente de la empresa, Luis Alberto Rodríguez.