España es el tercer productor mundial de vino, con 37,8 millones de hectolitros producidos en 2016, un incremento del 2% respecto a la producción del año anterior, y el único país de los tres primeros productores que consigue incrementar dicha producción en el último año.

España se sitúa en la novena posición del ranking mundial en volumen a nivel de consumo, con 766,7 millones de litros, y en la décima en valor de mercado, con 8.168,8 millones de euros.

El consumo en los hogares españoles de vino nacional se mantiene alrededor de los 500 millones de euros anuales durante los últimos ocho años, con variaciones que no superan el 5% interanual, según el informe elaborado por EAE Business School.

España sigue consolidada como la principal potencia exportadora de vino a nivel mundial, con 2.400 millones de litros en el año 2015 (último dato registrado), un 9% más que el año anterior, y por encima de Italia y Francia, con 2.000 y 1.400 millones de litros respectivamente.

Este posicionamiento se debe principalmente a una estrategia de competitividad por precios, donde la oferta por litros en términos económicos es muy inferior a los que ofrece la competencia. Dicho precio en 2015 se mantuvo en 1,1 euros el litro, frente a los 4,1 euros el litro de Francia o los 3,8 euros el litro de Italia.

Los canales de distribución del vino se pueden dividir en tres grandes grupos: supermercados (65,7%), hipermercados (15,6%) y tiendas especializadas (7,2%). El 11,5% restante corresponde a otros canales, entre los que se incluyen las ventas online. En 2016 la mitad de los comercios en el sector de alimentación presentaban un incremento sustancial de participación en este canal y más de la mitad alcanzaron crecimientos de hasta un 50%.

El perfil del consumidor online está representado principalmente por hombres en un 80% aunque la participación de la mujer ha crecido en un 5% en los últimos dos años. Las denominaciones de origen más comercializadas vía online en España son Ribera del Duero y Rioja, con un 25% y 21% respectivamente.

Las regiones que generan más negocio al sector son Andalucía y Cataluña, con un gasto de 1.144 y 1.140 millones de euros, respectivamente, seguidas por la Comunidad de Madrid y la Valenciana, con un gasto de 918 millones y 747 millones, respectivamente, mientras que los que menos invierten son Navarra con 85 millones de euros, Cantabria con 76 millones de euros y La Rioja con 38 millones de euros.

Juan José Hierro, investigador del Strategic Research Center de EAE y autor del informe, asegura que “con la producción más baja en 20 años, el sector incrementa su valor de mercado gracias a la creciente demanda en países donde la clase media está dispuesta a pagar precios más altos. China, inicia su liderazgo en consumo“.

Por su parte, Carlos Andonegui, investigador del Strategic Research Center de EAE, comenta que “el mercado del vino español continua siendo uno de los pilares referentes y punteros del país, con una demanda interna constante y una demanda desde mercados extranjeros en alza, donde poco a poco se está dejando de competir por precio y se empieza a agregar valor a al producto nacional. El futuro de los productores vitivinícolas se encuentra en las ventas online, tanto así que la mitad de los comercios locales de venta de vino online están pronosticados a crecer por lo menos en un 50% en este año.

Castilla – La Mancha, líder de producción

Respecto a la producción, el informe de EAE muestra que Castilla – La Mancha registra la mayor elaboración de vino en 2015 con 22.939 hectolitros, el 53% de la producción total del territorio nacional, seguida por Extremadura (4.051 hectolitros) y Cataluña (3.311 hectolitros). El estudio muestra que los baleares con unas 26 botellas de 750 mililitros por habitante, son los españoles que más vino consumen, seguidos por catalanes (25 botellas por botellas por habitante) y Comunidad Valenciana, con unas 24 botellas, mientras que los que menos consumen son riojanos y extremeños.

A nivel mundial, la producción en 2016 experimentó una caída del 5%, hasta situarse en los 259,4 millones de hectolitros, uno de los niveles más bajos de los últimos 20 años, por debajo de la media de 270 millones de hectolitros de los últimos cinco años, y muy lejos del máximo histórico de 289 millones de hectolitros en la campaña de 2013.

Las previsiones indican que, a partir de 2018, Estados Unidos deje el primer lugar a China como mayor consumidor mundial. Respecto a la tasa de crecimiento medio en el consumo por persona a lo largo de los años 2000-2019, destacan principalmente países asiáticos: China (14%), Indonesia (12%), Taiwán (9%), Filipinas (7%), Vietnam (6%), Tailandia (6%) y Singapur (5%), así como Colombia (9%) y México (8%); mientras que destaca el incremento del 6% que se estima en Nigeria.

wineinmoderation_940x125movimiento_vino_banner