El comercio online no avanza en España debido a la excelente oferta comercial de proximidad

A pesar de que el comercio electrónico crece mucho, en las categorías de alimentación o higiene personal lo hace en menor medida debido a que tiene que competir con “una excelente oferta en proximidad”, asegura Ignacio García Magarzo, director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

El consumidor no compra online porque hay un gran número de supermercados cerca de casa, de gran calidad y surtido. De hecho, “las cadenas de distribución, a pesar de estar dando pasos de gigante en el canal online, encuentran dificultades para igualar la oferta de las tiendas que están próximas a los domicilios de sus clientes”, explica el director general de Asedas.

De este modo, “las tiendas físicas, lejos de desaparecer, seguirán creciendo. El consumidor español no va a abandonar las tiendas físicas porque le gusta probar nuevos productos y esto sólo lo hace acudiendo a los comercios”, comenta el directivo durante la presentación del estudio ¿Está despegando el comercio electrónico de productos de gran consumo según lo esperado?.

El comercio online de alimentación va a seguir creciendo ya que las empresas apuestan por ello. De hecho, las cadenas de distribución “ya están dando pasos decididos para mejorar este servicio”, asegura García Magarzo.

Las principales dificultades con las que se encuentra el canal online reside en el mayor coste que supone la entrega a domicilio, uno de los factores más valorados por los consumidores a la hora de acceder al ecommerce.

En este sentido, María Puelles, responsable del estudio, explica que el sistema de entrega elegido por el 97% de los compradores online es a domicilio. Así, la conveniencia, el deseo de maximizar la eficiencia en el acto de compra en aspectos como el ahorro de tiempo o la planificación, es la principal motivación para acudir al canal online.

Por otra parte, los consumidores que compran en las tiendas físicas realizan más actos de compra al mes frente a los que lo hacen online y muestran su preferencia por elegir personalmente el producto, especialmente en los frescos.

Así, las categorías más adquiridas, según el estudio, son la leche, los lácteos y la higiene del hogar (más del 70%), seguido de los embutidos y cervezas (60%), frente a los frescos como carnes, pescados o verduras.