En España, la enfermedad cardiovascular sigue situándose como la primera causa de muerte representando casi un 30% del total de fallecimientos

Desde hace 50 años diversos estudios demuestran que existe un vínculo entre la dieta y enfermedades como la arterioesclerosis o trastornos cardiovasculares

Existe la evidencia científica de que incluir una mayor proporción de carbohidratos procedentes de cereales de grano completo en la dieta, se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular

 El Proyecto SUN de la Universidad de Navarra ha publicado recientemente un estudio,  en el que se pone de relieve la importancia  de cuidar la calidad de los hidratos de carbono que se ingieren a la hora de reducir el riesgo cardiovascular en la población.

En concreto, en el estudio, que se llevó a cabo en 17.424 personas, se encontró una asociación inversa, entre la calidad de los hidratos de carbono ingeridos (cuantificada mediante un índice de calidad de carbohidratos que tiene en cuenta la ingesta de fibra, el índice glucémico, la proporción hidratos de carbono procedentes de cereales enteros/cereales totales y la proporción hidratos de carbono sólidos/totales) y la incidencia de enfermedad cardiovascular, observándose la asociación más fuerte, cuando se ingería una mayor proporción de carbohidratos a partir de cereales completos.

En este sentido, diversos estudios han asociado la mayor ingesta de fibra de cereales y el consumo más alto de cereales de grano completo, con una disminución del riesgo de padecer  enfermedades cardiovasculares, habiéndose observado, en algunos de ellos, reducciones de hasta un 21% del riesgo cardiovascular, al consumir entre 48 y 80 gramos al día de cereales de grano completo.

En relación con estos alimentos, la Dra. Navia, profesora de la Universidad Complutense de Madrid, ha señalado que los cereales integrales son ricos en fibra, vitaminas, minerales y compuestos fitoquímicos (polifenoles), con reconocidos beneficios para la salud y recalca la importancia de incluir estos alimentos de forma diaria en nuestra dieta, “actualmente, se está dando gran importancia al consumo de cereales integrales y, especialmente, de cereales de grano entero, por los múltiples efectos saludables demostrados por estudios epidemiológicos en relación con el consumo de estos alimentos” y señala que “se ha demostrado que su consumo habitual puede contribuir a reducir el riesgo de padecer diversas enfermedades crónicas”.

Los cereales de grano entero, se caracterizan por conservar las tres partes del grano del cereal (germen, salvado y endospermo). Este último, está compuesto principalmente por almidón, mientras que el salvado y el germen, son ricos en fibra, minerales, vitamina B6, tiamina, folatos y vitamina E, así como en fitoquímicos, con acción principalmente antioxidante.

Teniendo en cuenta que las recomendaciones actuales dentro del contexto de una dieta equilibrada aconsejan que el 50% de la energía total ingerida proceda de los hidratos de carbono, con menos de un 10% de ésta a partir de azúcares sencillos añadidos, es importante señalar la conveniencia de cumplir con el aporte adecuado de estos nutrientes, pero también con la necesidad de cuidar la calidad de los mismos.

Pan Cada Día: es una iniciativa que nace con el objetivo de promover el conocimiento de un alimento que ha acompañado al hombre a lo largo de su historia: el pan y los cereales. Sus propiedades nutricionales los convierten en alimentos básicos en una dieta sana y equilibrada.

La cadena de trigo, harina y pan une sus esfuerzos a través de este proyecto con el que se quiere animar a su consumo diario como hábito saludable y como base de nuestra Dieta Mediterránea.