El municipio de Tías está de enhorabuena con el nuevo reconocimiento al chef Germán Blanco.

El alcalde de Tías, Pancho Hernández, en nombre de toda la Corporación, ha felicitado al premiado cocinero que ahora estrena un aceite personalizado de Castillo de Canena.

Se trata de un aceite de oliva virgen extra reserva cuya etiqueta representa al Parque Nacional de Timanfaya.

El restaurante La Tegala de Germán Blanco, ubicado en el municipio de Tias, estrena una nueva botella de aceite que Castillo de Canena ha elaborado específicamente para su establecimiento. Se trata de un Aceite de Oliva Virgen Extra de Reserva Familiar Picual cuya etiqueta representa el Parque Nacional del Timanfaya.

El cocinero, que ha sido elegido mejor chef de Canarias en 2015, se vuelve a situar entre los más grandes de la alta cocina, ya que este tipo de botellas personalizadas de uno de los mejores aceites del mundo, sólo se elaboran para reconocidos chefs nacionales e internacionales, de la talla de Dani García en Marbella, Paco Roncero en la Terraza del Casino Madrid, Óscar Velasco de Santceloni Madrid, Javier Aranda en La Cabra Madrid, Orjan Johannessen, noruego ganador del Bocuse d’Or 2015 y Jeremy Cayron de L`Appart, galardonado como el mejor restaurante de Tailandia 2016.

El alcalde de Tías, Pancho Hernández, que acudió como invitado al acto, felicitó, en nombre de toda la Corporación, a Germán Blanco y a todo su equipo, “por el magnífico trabajo que realizan, por su apuesta por la calidad y la creatividad de su cocina”. Asimismo, Hernández también recalcó que “gracias a este nuevo reconocimiento dedicado a uno de nuestros mejores chefs, nuestro municipio vuelve a estar de enhorabuena ya que se sitúa en el mapa de la gastronomía mundial, ofreciendo así una excelente promoción de nuestro destino”.

Por su parte, Rosa Vañó, directora comercial y copropietaria -junto a su hermano Francisco- de Castillo de Canena, señaló que “para nosotros es un gran honor trabajar con uno de los cocinero más reconocidos de Canarias, aprendemos mucho y disfrutamos de la forma en la que utiliza Germán el aceite y el resto de materias primas. Además siempre es un placer venir a Lanzarote”.

Durante el acto, donde también se ofreció una espectacular cata de estos aceites, Germán Blanco aseguró que “para nosotros el aceite Castillo de Canena representa mucho más que un ingrediente en la cocina, destacamos su gran calidad en sus diferentes variedades: Picual, Arbequina y Royal. Las utilizamos en su estado más puro para acompañar los panes artesanos que ofrecemos al inicio del menú. Además, las utilizamos para aderezos, emulsiones y vinagretas, entre otras creaciones gastronómicas”.

Castillo de Canena

Con una historia olivarera que arranca en 1780 y partiendo del cuidado de sus propios olivos de variedad picual, arbequina y royal, la familia Vañó controla personalmente todo el proceso de elaboración de sus aceites de oliva virgen extra hasta que llegan al punto de venta.

La compañía, que toma el nombre del castillo familiar que se alza en la loma del municipio de Canena (Jaén), tiene un respeto escrupuloso por el medio ambiente. Este compromiso con el desarrollo sostenible se materializa principalmente con plantas de energía fotovoltaica, una cubierta vegetal en toda la explotación que reduce la erosión del terreno y preserva la vegetación herbácea autóctona, y la utilización de los restos de poda en biomasa como combustible ecológico no contaminante.

Su reserva familiar Picual lidera el ránking de los mejores aceites del mundo de la Guía Flos Olei y además ha ganado el Premio Alimentos de España del Ministerio de Agricultura al Mejor Frutado Verde Intenso y el Primer Premio de la categoría Frutado Intenso que otorga la revista culinaria líder en Alemania Der Feinschmecker este mismo año.