Los jóvenes prefieren tomar helados fuera de casa, al revés que sus mayores.

Un estudio encargado por la marca de helados Frigo muestra diferencias notables en el consumo de helados por segmentos de edad en España, con una clara mayoría de jóvenes que prefieren comerlos fuera, al contrario que sus mayores, que eligen tomarlos en casa.

De acuerdo con la encuesta, a cerca del 65 % de los jóvenes de entre 18 y 34 años les gusta más consumir este tipo de producto cuando está en la calle. En el caso de los mayores de 35 años, el 56 % admite decantarse por comer el helado en su domicilio, un porcentaje que sube hasta el 62,5 % cuando la muestra se limita a quienes superan los 46 años.

Ésta es una de las principales conclusiones de la segunda edición del informe sobre “Hábitos de consumo de helados en España” encargado por Frigo.

Por regiones, Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura y La Rioja son las más “caseras”, ya que más de la mitad de los encuestados prefiere comer este tipo de productos en su domicilio, mientras que Cantabria, País Vasco, Navarra, Galicia, Baleares y Murcia encabezan las estadísticas de quienes optan por hacerlo en la calle.

El consumidor manda

Este mismo estudio apunta más de la mitad de los españoles toma helado al menos una vez a la semana durante la temporada veraniega y casi un 40 % lo prefiere como aperitivo entre horas frente a otros snacks, como la bolsa de patatas o una chocolatina.

Debido a la preferencia de los jóvenes por consumir helado fuera de casa, Frigo ha optado por ofrecer diferentes variedades y formatos de algunas de sus marcas más conocidas, como Cornetto o Magnum.

La encuesta revela que la inmensa mayoría de los consumidores elige tomar un helado en compañía de la pareja, la familia o los amigos, en ese orden.