Los talleres de cocina infantil recorrieron estos días el Valle de Aridane, familiarizando a los menores con los ingredientes y las recetas propias de la gastronomía local.

Los más pequeños de la casa, ataviados con su correspondiente gorro y delantal, se han convertido en estos días en los verdaderos chef de la casa, gracias a la experiencia gastronómica del Gallo Kids. Una iniciativa organizada por la Delegación de la Cámara de Comercio de La Palma en el marco de la XI Ruta del Gallo y que finalizó esta misma mañana en el municipio de El Paso, tras recorrer Tazacorte y Los Llanos de Aridane.

Tres talleres culinarios patrocinados por Libby’s Canarias y la empresa palmera Molinos El Guanche en los que han participado más de un centenar de niños con edades comprendidas entre los 5 y los 9 años, entre los que han despertado el interés por la cocina palmera y familiarizado con algunos de los ingredientes propios de la cocina local, entre ellos, el gofio, el queso, la vieja o el plátano con los que elaboraron recetas como el popular escacho, un salpicón de pescado y unos buñuelos que pusieron la nota dulce a esta sinfonía gastronómica.

Los niños se convirtieron en los grandes protagonistas de esta gran aventura en la que, de la mano de un cocinero local, no sólo aprendieron nuevos conocimientos sobre la cocina palmera sino que, además, participaron en juegos y adivinanzas relacionadas con conceptos básicos en la cocina como son los sabores, texturas y aromas, al tiempo que descubrían curiosidades en torno a los orígenes y usos terapéuticos de las verduras que emplearon en la elaboración de cada uno de los platos, para finalizar llevando consigo las bandejas en las que habían emplatado cada receta, dispuestos a conquistar las cocinas de sus respectivos hogares y, sin duda, los paladares y el corazón de sus familias.

Es muy importante poner el valor el interés que la cocina despierta entre los más pequeños y animaron a sus padres, madres y tutores a potenciar el aprendizaje en este ámbito no sólo para que participen activamente en la elaboración de exquisitos platos en casa y desarrollen nuevas habilidades y capacidades.

Además, es importante destacar el papel de las familias a la hora de contribuir a poner en valor la gastronomía local, apostando por ingredientes propios del campo y el mar palmeros, trasmitiendo las recetas de las abuelas y las tradiciones culinarias de nuestra isla y, con ello, el patrimonio cultural, etnográfico y gastronómico que atesora La Palma y cuya preservación depende de todos y cada uno de nosotros.

Una filosofía de trabajo que va en plena sintonía con el compromiso con la promoción de la gastronomía local que asumió la Delegación de la Cámara de Comercio hace ya once años y que ha servido para poner en marcha diferentes iniciativas, entre ellas, la Ruta del Gallo, que en su décimo primera edición cuenta con el respaldo de los tres Ayuntamientos de la comarca del Valle de Aridane, el Cabildo Insular de La Palma, Sodepal, la Zona Comercial Abierta de Los Llanos de Aridane y el patrocinio de Heineken y Libby’s Canarias.