Hoy Lunes día 1 de Agosto, el jurado de los Premios Distinguidos del Día Mundial del Turismo 2016 de Lanzarote tendrá la oportunidad de poner en valor lo que significa La Geria y su valor etnográfico si apuesta por la propuesta que ha hecho el Ayuntamiento de Yaiza de la tradicional “Fiesta de la Vendimia“, en La Geria, en la categoría de eventos.

El Ayuntamiento destaca que en pleno mes de agosto, “alrededor de la pequeña y coqueta ermita de La Geria, entre bodegas, parras, y el ajetreo de camellos, cestones, vendimiadores y un montón de residentes y turistas, se recrea, en plan festivo, el proceso de la recolección de las uvas y elaboración del vino de la forma más tradicional“. Los turistas y residentes pueden apreciar la dificultad de cortar los racimos uno a uno, de transportar las uvas en medio de tantos hoyos y con tanta arena y, luego, el proceso de pisado, en la que los pies desnudos de los propios campesinos estrujan la uva para que se desborde su zumo que, más tarde, descansará en la barrica, hasta ganar el cuerpo necesario y convertirse en uno de los manjares de esta tierra.

Todos los años, en agosto, en pleno periodo de vendimia, La Geria es también una fiesta donde los residentes reviven sus recuerdos en una jornada alegre y los turistas se sumergen en un mundo para ellos desconocido y lleno de la singularidad de Lanzarote.

La programación de esta jornada está organizada por el propio ayuntamiento, con la que se quiere homenajear la labor llevada a cabo en el campo y mostrar el proceso desde la recogida de la uva hasta su transformación en vino.

Desde la corporación municipal, ponen en valor que se trata de un programa participativo, donde los asistentes no sólo observan sino que son invitados a participar de manera activa en el evento, en la vendimia tradicional, durante las diferentes etapas, ayudando a cargar las uvas, depositándolas en grandes cajas de vendimia, trasladándose a lomos de los camellos, acompañados por los camelleros, para, luego, proceder al pisado de la uva hasta conseguir extraer el mosto.

Para el Ayuntamiento, se trata de un gran punto de encuentro y recuerdos, “pues era el momento de mayor comunicación e integración entre los vecinos, tomando como objetivo principal, además de la integración de residentes y visitantes, el disfrute de esta fiesta recordando nuestras tradiciones y despertando el interés por la vendimia con camellos y el pisado de la uva a la usanza tradicional“.

Destaca, asimismo, que constituye “un acto de interés turístico, un homenaje a nuestro pasado, en el que nuestros agricultores se desenvolvían con los recursos naturales que proporcionaba el medio, sirviéndose de los camellos y burros para trasladarse de un lugar a otro“.