Las Regiones Ultraperiféricas Europeas, las RUP, son nueve. Una española, Canarias, dos portuguesas, Madeira y Azores y seis francesas, Guadalupe, Martinica, Guayana, Reunión, San Bartolomé y Saint Martin. La española y las portuguesas en el Atlántico, en la Macaronesia . De las seis francesas, cinco en el Caribe y la sexta Reunión, en el Índico, al Este de Madagascar.

En conjunto tienen más de 100.000 Km², desvirtuados por los 83.000 Km² de la Guayana francesa, con unos 4,5 millones de habitantes. En conjunto no llegan por ello al 0,9% de la población de la Europa de los 27 y al 0,6% de su PIB. Canarias con sus 7.500 Km², representa el 7,5% de la superficie total de las RUP, el 46% de la población y en torno a los 2/3 del PIB total agregado. Ello la convierte en la RUP líder, y por lo tanto en la responsable natural de definir e impulsar el marco ante Europa y su posición ante el mundo. Quizás sea ésta la capacidad mayor que tenga Canarias, para desarrollar su proyección exterior y al tiempo ante Bruselas y Madrid.

En Octubre de 2011, se presentó en Canarias el conocido como Informe Barnier – Solbes, “Las RUP Europeas en el Mercado Único – La Proyección de la Unión Europea en el Mundo”, con la presencia del propio Solbes y su equipo, ya en plena crisis. Resulta cuanto menos interesante, contrastar la visión del referido Informe, luego de año y medio,con la evolución de Canarias respecto a lo que en él se señala.

El Informe Solbes es propositivo y diríamos optimista, respecto de la necesidad de mejorar la integración del conjunto de estos heterogéneos territorios en la U.E., de forma que las empresas y ciudadanos de las RUP, puedan aprovechar sus ventajas.

El Informe realizaba una “diagnosis ”de las mismas, incidiendo en sus elevadas tasas de desempleo, peso muy elevado del sector público, balanzas comerciales desequilibradas, producción agrícola no diversificada, gastos en I+D muy bajos, dependencia excesiva del sector turístico y falta de adaptación a la liberalización de mercados. Esta situación nos llevaría a pensar que luego de este tiempo, Canarias habría reaccionado abordando estos problemas. Pues no, todos los parámetros han ido evolucionando en negativo, sin que exista una estrategia pública y/o social para abordar estos desafíos.

Desafíos que el propio Informe, identifica en la Globalización, el Cambio Climático, la evolución Demográfica, los flujos Migratorios y la Gestión Sostenible de los Recursos. Las RUP presentan a su vez limitaciones en sus “cuatro libertades”, esto es, una accesibilidad limitada de bienes, escasa red de servicios, coste del crédito más elevado y escaso, e imperfecta circulación de personas.

Propone finalmente una lista de adaptaciones necesarias de las Políticas Europeas, que estos días hemos visto para el caso del POSEI, con el objetivo de “mejorar la competitividad de los Sectores de mayor Valor Añadido”. Y elemento fundamental, se plantean ya en el Informe Solbes, las Ayudas RUP de manera perenne, además no vinculadas en ningún caso a la barrera del PIB superior al 75% de la media UE. Asimismo las ayudas concedidas por los estados miembros, son compatibles con el Mercado Unico.

En la lista de Adaptaciones necesarias que propone el Informe, se contiene el Coordinar los fondos en “una Estrategia de Desarrollo”, facilitar la Integración de las RUP en los Mercados regionales cercanos, flexibilizar las reglas de la Competencia y regímenes de Ayuda de Estado, consolidar el Régimen POSEI Agrario, desarrollar una Política Marítima integrada, valorar las Nomas Sanitarias y Fito, integrar las RUP en el Mercado Digital Europeo y promover la Formación, la Movilidad Universitaria y los intercambios de Experiencias.

Después de esta explicación, conviene fijar nuestra postura en relación a las RUP y en concreto a alguno de sus instrumentos, caso del POSEI. Este en Canarias se ha estabilizado en cuantía y en el tiempo, con carácter permanente, con una ficha de 268,42 M€ .La fórmula de distribución se traslada en la práctica al estado miembro y de aquí a la Autonomía El reparto de la ficha integra las políticas propias del POSEI y la ficha del REA ( Régimen Especial de Abastecimiento ),que prima las importaciones de insumos deficitarios y que en la práctica se ha convertido en un mecanismo contrario a sus fines, al competir contra las producciones locales, e impedir que se desarrollen las nuevas.

El POSEI, como instrumento de Política Europea, debe cumplir sus propios objetivos. Ningún Sector detenta a la fecha derechos patrimoniales sobre la ficha .La ficha debe estar abierta a cumplir con sus propios fines y por ello debe diseñarse a tal fin, reservando una cuantía no inferior al 10%, para atender el desarrollo del Sistema en su conjunto, aceptar la diversidad y la innovación.

Los retos por venir en el desarrollo agrario de Canarias estarán en elevar las cuotas de Autoabastecimiento, con su clara incidencia en la actividad y el empleo, primar el Medioambiente y el Paisaje y consolidar el mercado Regional a través de la empresa. Todo ello exige un reequilibrio, que permita asumir las capacidades del POSEI como instrumento de política agraria. Es lo que nos dice el Informe Solbes. Canarias a la defensiva.

Hugo Luengo

Hugo Luengo

Presidente DOP Islas Canarias y AVIBO

Arquitecto y Urbanista. Presidente y Socio de la Bodega FRONTOS. Presidente de la Asociación de Viticultores y Bodegueros de Canarias (AVIBO). Vicepresidente de la DO Vinos de Abona y Presidente de la DOP Vinos Islas Canarias. Secretario del Consorcio de Exportación de Vinos de Canarias (CONVICAN). Miembro del Consejo de la Viña y el Vino de Canarias y de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Comercio de Tenerife.  Articulista del Diario de Avisos desde 2010.