En Francia, en la Borgoña meridional, el tercer jueves de Noviembre está en el mercado el llamado “Beaujolais Nouveau” (nuevo). Obtenido con la cepa “Gamay”, se hace con él una elaboración singular para estar en mercado, el primero. Dando lugar a un vino “fresco, ligero y afrutado”, con elaboración tradicional con maceración carbónica, lo que reduce los taninos y ácido málico, haciendo unos vinos fáciles de beber.

El “Beaujolais nuevo”, produce unos 50 millones de botellas al año (5 veces la producción total de Canarias en DOP), y se comercializa al exterior, fundamentalmente en Estados Unidos, Alemania y Francia. En su mejor mercado Estados Unidos, coincide con el “Día de Acción de Gracias”, y en la geografía europea con el “San Martín y el San Andrés”, donde tradicionalmente y ese es el caso de Canarias, se abren las bodegas para celebrar la cosecha del año.

En Francia el “Beaujolais nuevo”, es un invento del mercado. Desde los años 50, se construyó este nuevo vino, para llegar los primeros a París. Sin ser un gran vino, es un buen vino joven, ligero y afrutado. El “Norte de Tenerife y Canarias” por extensión, han tenido siempre sus propios Beaujolais, que no llegaban a París ni a Nueva York, sino a la celebración anual del rito de la cosecha del vino local, en toda la geografía del vino canario.

Nos vale la imagen del “Beaujolais” nuevo francés, como ejemplo de eficaz aplicación a nuestro mercado local, que produce los excelentes tintos jóvenes afrutados del Norte de Tenerife, tradicionalmente comercializados en garrafón en los “guachinches”, en temporada de San Andrés a Semana Santa. Nos vale también del ejemplo francés por ser desde el punto de vista del marketing un vino de segmento, de temporada, para todos los públicos. En el caso de Tenerife asume el protagonismo del vino del Norte de toda la vida, aquella imagen tradicional del vino excelente encontrado en el “guachinche”, el vino barato de garrafón que sigue sorprendiéndonos hoy en día.

Desde AVIBO, Asociación de Viticultores y Bodegueros de Canarias, en la propuesta que hacemos en este medio: apostamos claramente por el desarrollo de la esfera local, y dentro de ella impulsar las “Beaujolais canarios” del año.

Para darle valor al producto y que sea sostenible en el tiempo, hay que reinventarlo. En estos años donde el Sector ha dado un gran avance tecnológico, incluso, en las bodegas de garaje, se está en disposición de ofrecer no sólo calidad, tenemos que garantizar la autenticidad, juventud, precio e imagen de nuevo producto, renovar el mensaje. Vino nuevo de Tenerife.

Me atrevo a proponer un vino joven de Tenerife, en garrafas de nuevo diseño, con tapón de rosca, de tres litros, que quepa en cualquier nevera, que se pueda transportar y servir con facilidad, y que la garrafa sirva para cualquier uso. Nunca se tiraban antes los recipientes de vidrio. Las garrafas del “Beaujolais Canario”, servirían además para contener cualquier líquido, no es necesario tirarlas. Se recicla sólo por el valor de la garrafa, que es necesario a su vez esponsorizarla. El impulso de lo nuevo.

Hugo Luengo

Hugo Luengo

Presidente DOP Islas Canarias y AVIBO

Arquitecto y Urbanista. Presidente y Socio de la Bodega FRONTOS. Presidente de la Asociación de Viticultores y Bodegueros de Canarias (AVIBO). Vicepresidente de la DO Vinos de Abona y Presidente de la DOP Vinos Islas Canarias. Secretario del Consorcio de Exportación de Vinos de Canarias (CONVICAN). Miembro del Consejo de la Viña y el Vino de Canarias y de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Comercio de Tenerife.  Articulista del Diario de Avisos desde 2010.